Cómo hacer y hornear con un horno de tierra

Acciones de

¿Qué es un horno terrestre?

¿Nunca has oído hablar de un horno de tierra? Usted podría conocerlo por un nombre diferente: horno de barro, horno de mazorca, horno de adobe, horno romano, horno de Quebec, o El Horno. Independientemente de la terminología, un horno de barro es una estructura construida a partir de una combinación de arcilla y paja que, cuando se calienta con fuego, mantiene temperaturas abrasadoras durante varias horas para que pueda hornear el pan de forma rápida y uniforme con poco riesgo de quemarlo. Debido a que se calientan más que los hornos de convección estándar, los hornos de tierra pueden caramelizar las costras y darles una textura más masticable.

7 Beneficios de Hornear con un Horno de Tierra

¿Por qué pasar por el esfuerzo de cocinar con un horno de tierra cuando el de su cocina es más conveniente? A continuación se presentan algunas de las ventajas de llevar su panadería al aire libre.

1. Mejor para el Medio Ambiente: Los hornos de tierra están hechos de componentes totalmente naturales, lo que significa que usted puede simplemente desmontarlos cuando termine sin crear basura. Asimismo, los hornos se calientan con leña, que no es un combustible fósil no renovable.

2. Proporcionar oportunidades para la expresión artística: La técnica básica de construcción de un horno de barro puede ser modificada de la forma que usted prefiera, y puede personalizar la apariencia de la forma que usted prefiera. Considere la posibilidad de construir un dragón de patio trasero, un troll, o simplemente hacer un hermoso diseño. También puede modificar sus planes para crear un banco de calentamiento que aproveche el calor ambiental del horno.

3. Barato de construir: La arcilla usada para construir hornos de tierra es barata y abundante en el mundo natural, lo que facilita la recolección de la suya propia antes de comenzar.

4. Hornea mejor las costras: El calor conductivo de un horno de tierra produce condiciones de cocción uniformes que conducen a costras gruesas y masticables sin puntos duros.

5. Perfecto para reuniones sociales: No hay mejor manera de hacer que una parrillada destaque que centrarla alrededor de un horno de tierra en el patio trasero. Deje que cada uno diseñe y hornee una pizza personal, u hornee pan de masa fermentada para servir sándwiches caseros. La elección es suya!

6. Simple de construir: Los hornos de tierra son fáciles de construir incluso si usted no tiene experiencia en construcción, y son muy indulgentes con las imperfecciones.

7. Cocina fuera de la red: Si vive en un lugar sin electricidad constante, un horno de barro puede ser la opción perfecta para hornear.

Leer Siguiente: 21 Consejos para dejar su trabajo, salirse de la red y vivir el sueño

Diez pasos para construir su propio horno de tierra

¿Vendiste la idea de obtener pan recién horneado de tu patio trasero? Entonces es hora de empezar a planear cómo construir un horno de tierra. Los pasos para construir el suyo propio son los siguientes.

Para instrucciones más detalladas, Build Your Own Earth Oven es un recurso excelente.

1. Elija una ubicación

Los hornos de tierra son voluminosos y difíciles de transportar, lo que significa que es mejor construir su horno donde usted quiere que permanezca permanentemente. Al elegir su ubicación, tenga en cuenta que es posible que tenga que hacer varios viajes hacia y desde su cocina cuando la utilice.

2. Recoge tu arcilla

El material clásico para la construcción de un horno de barro es el subsuelo de arcilla. Algunos de los mejores lugares para encontrar arcilla libre son las obras de construcción, el lado de la carretera o las orillas de los ríos. Usted puede reconocerlo tomando una pizca de suciedad, escupiendo sobre ella y mezclándola entre sus dedos. Si se siente pegajoso y grasiento y se puede enrollar en serpientes delgadas, se tiene arcilla. Si las fuentes naturales son demasiado difíciles de localizar en su región, también puede conseguir arcilla por la bolsa en una tienda de suministros de albañilería o comprarla en línea.

3. Construir la Fundación

Una vez que haya elegido su ubicación, calce el perímetro de la base de su horno y coloque una capa de bloques de concreto. Planee necesitar varias docenas para crear la base de tamaño adecuado. La estrategia más sencilla es colocar los ladrillos del piso en 10-15 cm alrededor del perímetro para que formen una plataforma uniforme, minimizando cualquier grieta o hueco en el proceso. No necesitará mortero, ya que el peso de las paredes del horno las mantendrá en su sitio.

El objetivo es crear los cimientos a una altura en la que te sientas cómodo aprendiendo, para que una vez que lo consigas puedas llenar el interior con un material aislante. Una opción es llenar el espacio con botellas de vidrio vacías y luego llenar los espacios con perlita antes de cubrir la parte superior con arena. Asegúrese de empaquetar todo bien apretado, ya que no desea que el calor del horno se aspire por la parte inferior cuando esté tratando de cocinar.

Una vez que tenga una superficie plana, coloque los ladrillos refractarios encima. Su comida se cocinará directamente encima de ellos, así que coloque los ladrillos bien apretados sin dejar ningún hueco. La paciencia es la clave aquí, así que usa un nivel para mantener las cosas iguales.

4. Mezclar arcilla en mazorca

Los diferentes niveles de su horno requieren diferentes consistencias de arcilla.

La arcilla común no funcionará para un horno de tierra porque se agrietará con el tiempo y dejará escapar demasiado calor. Esto significa que tendrá que mezclar la arcilla con los materiales de base para proporcionar resistencia y reducir el riesgo de encogimiento. Una mezcla estándar para la primera capa es aproximadamente una parte del subsuelo arcilloso a dos partes de arena. Puede probar su mezcla formando ladrillos y dejándolos secar. Deben ser densos y duros, con poca evidencia de grietas.

Para mezclar lo suficiente para construir un horno, extienda una lona y combine los componentes de su mazorca por encima con suficiente agua para mantener las cosas húmedas y pegajosas. Puede pisar la mezcla en el barro con los pies o mezclarla a mano hasta que esté bien mezclada y tenga la consistencia de una costra. Una vez que se puede empaquetar la arcilla en una bola dura y dejarla caer desde la altura del pecho sin que se caiga a pedazos, se ha conseguido la consistencia adecuada.

5. Forme el interior del horno

Para construir un horno hueco, primero hay que construir el espacio negativo dentro de él. La mejor manera de hacerlo es mezclar la arena con agua para que se pegue y pueda formar un montículo estable. Asegúrese de que este montículo se detenga por lo menos seis pulgadas antes del borde de los ladrillos refractarios, para tener espacio para construir paredes gruesas.

6. Construir las paredes

Luego, comience a colocar la mezcla de mazorca en capas sobre la base de arena para formar las paredes. La primera capa debe tener un grosor de unas tres pulgadas. Empiece desde abajo y trabaje hacia arriba, asegurándose de que las paredes tengan el mismo grosor en todo momento. Asegúrese de cubrir todo el montículo, incluso donde planea poner una puerta. Deje que esta capa se asiente durante la noche, y luego agregue una segunda capa que es una mezcla de heno o paja para agregarle grosor. Esta capa debe tener al menos tres pulgadas de espesor, y debe estar a ras con la primera capa para que no haya huecos. La profundidad de su horno es una elección personal. Los hornos más gruesos retienen el calor durante más tiempo, pero también requieren más combustible.

7. Forma A Puerta

Generalmente, las aberturas de los hornos de tierra deben ser aproximadamente dos tercios de la altura final y alrededor del 30-50% del diámetro interior. Raspe una línea en la mazorca para ver dónde estará la puerta y corte un agujero del tamaño de un puño para meter la mano y sacar el material hasta que pueda tocar la parte inferior de la capa térmica. Si es firme y no se abolla, puede expandir la entrada a tamaño completo sin comprometer su integridad estructural.

8. Capa con una capa de acabado

En este punto, su horno podría verse ligeramente áspero en el exterior. Usted puede agregar una capa lisa de arcilla para darle un aspecto pulido, y aquellos que se sienten extra creativos pueden formar su horno en cualquier forma o expandirlo en un banco o un edificio más grande. Una manera de lograr una textura suave es frotar el exterior con una piedra pulida, una cuchara de metal o un trozo de madera aserrada.

9. Proteja su horno

Dado que los hornos de tierra están hechos de materiales naturales, demasiada exposición al agua hará que se desintegren. La mayoría de la gente resuelve este problema construyendo un techo básico para proteger su horno. Mantenerlo seco también le ayudará a calentarse más rápido, ahorrándole combustible con el tiempo.

Nota: Nunca "impermeabilice" su horno pintándolo o cubriéndolo con cemento. Los hornos de la tierra necesitan exhalar vapor a medida que se calientan, y atrapar agua dentro de la estructura puede destruirla rápidamente.

10. Secado del horno

Una vez terminado, su horno necesitará secarse durante varias semanas antes de que pueda encenderse. A medida que se seca, retire lentamente la arena interior para permitir que el aire del interior ayude al secado. Durante este tiempo, usted puede construir una puerta de madera que se ajuste bien a la entrada del horno. Pueden formarse pequeñas grietas durante este proceso, y eso no es un problema siempre y cuando no sean estructurales.

Como Usar Un Horno De Tierra

Una vez que su horno esté completamente seco, ¡es hora de la parte divertida de usarlo! Aprender a hornear con un horno de barro es una habilidad que requiere algo de práctica. Usted tiene menos control sobre el proceso que con un horno normal, así que planee hacerlo tomando unos cuantos intentos para que las cosas sean perfectas.

Usted querrá tener un suministro de madera a la mano antes de empezar. Pegue los pedazos pequeños que pueden quemar caliente y rápido - ningún pedazo debe ser más grueso que su muñeca. La madera de desecho es una opción siempre y cuando no haya sido tratada.

Calentando el horno de tierra

Para empezar, remoje la puerta del horno en un cubo de agua durante varias horas. Cuanto más saturado esté de agua, menor será el riesgo de que se incendie. El remojo también le permite producir vapor durante el proceso de horneado, lo que mantiene el pan húmedo.

Mientras la puerta empapa, encienda una fogata en el piso del horno. Es mejor quemar varias cargas pequeñas de madera en rápida sucesión para alcanzar la temperatura de cocción deseada. Puede estimar la temperatura interna del horno presionando la mano en el exterior. El objetivo es calentarlo pero no hacerlo insoportable después de unos dos segundos de contacto. Si el horno se ha usado antes, también puede medir cuándo está listo y cuándo quema el hollín negro del exterior. Planifique el proceso de calentamiento en entre una y tres horas, dependiendo del tamaño de su horno. Cuanto más caliente, mejor para la pizza, así que no tenga miedo de mantener el fuego encendido durante más tiempo del que cree necesario.

Una vez que el horno alcance la temperatura, saque los carbones y colóquelos en un cubo metálico para cenizas, asegurándose de que las brasas no queden atrapadas en los bordes. El horno estará demasiado caliente para dejar las manos adentro por mucho tiempo, así que use guantes de cocina. Puede utilizar un cepillo de chimenea para eliminar las cenizas restantes del espacio de cocción.

A continuación, es necesario "empapar" el horno en calor para igualar las temperaturas internas y lograr una mejor cocción. Realice esto cubriendo la abertura con una lámina metálica para hornear (no la puerta del horno) y dejando que el horno se asiente durante 15 a 30 minutos. Puede medir la temperatura a medida que avanza manteniendo la mano adentro. Si puedes durar ocho segundos, está listo para el pan. Cualquier cosa más caliente, y es mejor hornear pizza o esperar a que las cosas se enfríen demasiado.

Baking W ith An Earth Oven

Para hornear, cargue sus panes en el horno en una paleta de madera estrecha conocida como cáscara. Espolvoree la harina de maíz en la cáscara primero para transferirla fácilmente al piso del horno. Una vez cargada, bloquee inmediatamente la apertura con la puerta de cocción.

Revise su pan cada pocos minutos mientras se hornea para asegurarse de que no se queme. El proceso es menos científico y más intuitivo, por lo que la práctica es perfecta para medir el tiempo. Una vez que la corteza esté dorada y texturizada, sáquela del horno. Como su horno retendrá el calor durante varias horas, puede cocinar varios panes y cambiar a alimentos de baja temperatura a medida que se enfría. Una orden típica es una para hornear pizza, luego pan, cazuela y galletas o brownies.

Hornear pan casero en su patio trasero es una experiencia exquisita, especialmente si se toma el tiempo para aprender a hacer un horno de tierra. Tómese el tiempo y el esfuerzo para construir uno hoy, y usted cosechará las recompensas en los años venideros.

Leer Siguiente: Top 42 Herramientas de cocina que necesita para mejorar su autosuficiencia

--> de